Estrellas michelin chicote

El pasado 30 de enero, varios locales anunciaron la formación de la Asociación de Afectados por Pesadilla en la cocina para demandar al cocinero y a la productora. La demanda, dice Chicote, nunca llegó. O al menos, imponiéndola.

Su única empresa en números rojos

Echamos un vistazo a lo que dicen en la Red de los restaurantes de Chicote: Lo de dar la razón al cliente aunque duela lo aprendió Chicote probando de su propia medicina. Estaba el entonces ayudante de cocina concentradísimo en su esquinita cuando lo llamó el jefe: Pero no, ese día tocaba palo y no zanahoria: Desde que entró en La Tana y descubrió que lo normal no era la alta cocina, la carrera de Chicote ha ido bajando al barro popular. Un ticket medio de euros en sus tres locales es una llamada a que cualquiera pueda disfrutar de sus creaciones.

Lo suyo son tabernas, para tomarte una cañita y un pinchito en un sitio especial sin subirte a unos tacones o enfundarte una americana. De un tiempo a esta parte, lo que le atrae de un restaurante es divertirse. Así que ha vestido a sus camareros de Puertalsol de chulapos y a los de Yakitoro con un mono militar.